Dando una segunda oportunidad a una mesilla

¡Hola, desvanero!:

¡Qué ganas tenía de intentar algo así! La verdad es que ha sido toda una osadía por mi parte dar el paso, pero es que cada vez que entraba en mi dormitorio, y veía esa mesilla lloraba de pura depresión. ¡Qué mueble más sooooooooooooooooooooso!

Aprovechando mi visita a la feria de Tendencias Creativas de hace unos días en el B.E.C, y la escasez de material de scrapbook que había por allí... Bueno siendo honestos, yo ya iba con la idea de comprar casi en exclusiva cosas para decorar esa mesilla y un armario, y... Bueno, ya iré enseñando mis avances en este campo, si me decido a hacer todo lo que tengo en mente jur jur.

Y me dejo de preámbulos, ¡qué ya es hora!, para mostrarte la lista de materiales y los pormenores del proceso.

MATERIALES:
  • Una mesilla de lo más corrientucha.
  • Láminas de decoupage.
  • Stencil.
  • Pasta de modelar.
  • Pinceles y rodillo.
  • Toallitas húmedas de bebé.
  • Pintura a la tiza Xylazel color gris invernal.
  • Pintura acrílica.
  • Rotulador mágico (tal cual, como suena, pues de verdad que hace honor a su nombre).
  • Stickers de mariposas.
  • Lija de esponja.
  • Rust-Oleum Cera para acabado de muebles Xylazel Transparente (admito que aún no la he aplicado). Me podían las ganas de enseñarte mi creación 😂

Por ahora, te dejo las fotos del antes y el después, para que compruebes el cambio que ha experimentado esta mesilla. Sé que tiene fallos. Algunos más que evidentes a simple vista, pero he conseguido lo que perseguía: no sentir apatía o desencanto al mirarla. Además, estando como está, en un domitorio de tamaño tan reducido, convenía darle un poco de luz y engañar un poco al ojo je je. ¡Fuera depresión!

Pido disculpas de antemano a las dos Isabeles que dominan este terreno: Isabel de Alromasar y su tocaya de Isabel Vintage, porque sé que me estoy metiendo en un campo que ellas dominan, y quizá no haya hecho las cosas de la forma más recomendable y ortodoxa posible. Luego revelaré un poco cómo hice la decoración o cómo logré ese color, y el porqué de mis palabras.

Éste es el aspecto que tenía la mesilla antes de pasar por chapa y pintura je je. Como puedes comprobar una mesilla de lo más anodina. ¡Si hasta estuve a punto de desecharla en su día!

Mesilla sin decorar

Aquí, bajo estas líneas, se ve la mesilla con la pintura a la tiza ya aplicada por segunda vez, y lijada en algunos puntos de su superficie. Se aprecia claramente que las vetas de la madera ya no son visibles.

Parte alta de la mesilla en blanco



Frontal de mesilla en blanco

Cuando comencé este proyecto, mi idea original era mantener este tono blanquecino como color de fondo, pero una vez puesta casi toda la decoración, me disgustaba un poco el resultado, así que le quise dar un poco más de marcha je je...



Las decoraciones están hechas a partir de láminas de decoupage, pero una vez más rompo las normas, y no las he usado del modo habitual. Las he convertido en láminas de transferencia, gracias al rotulador mágico Original Transfer (una de las mejores compras que he hecho jamás). No dudo en que compraré más rotuladores. Conste que éste no es un post patrocinado, pero cuando un producto me gusta lo recomiendo abiertamente. La verdad es que, en la demostración que vi en la feria, lo hacían con fotocopias, pero claro, yo siempre experimento. ¡Ya sabes cómo soy, desvanero! Así que hice una prueba con la parte del código de barras de una de las láminas de decoupage que adquirí también ese día. Y como la cosa salió a pedir de boca, me lancé a la piscina con una de las imágenes centrales de esa lámina tan bonita. Se trata de la bici que se ve en el centro del sobre (esta palabra la he aprendido de Isabel de Alromasar. Espero haberla empleado bien 😊); luego le siguieron las flores, aunque voy a sincerarme contigo: no era mi plan original. Y es que hasta que no me puse a la faena, no caí en la cuenta de que, con mi técnica, los textos de la lámina no podían aplicarse, pues saldrían en espejo, es decir a la contra de como deberían leerse. De todos modos, he de investigar si poniendo la imagen hacia arriba y alguna hoja de papel vegetal bajo ella puedo solventar ese problema je je. ¡Qué peligro tengo!



Sobre los adornos frontales que se ven en los cajones, están aplicados con la misma técnica. ¡Ya digo que ese rotulador es verdaderamente mágico! Si bien es cierto que, en este caso, he recortado previamente los elementos que quería colocar.

En cuanto al color elegido, para darle lo que para mí es el toque de magia al conjunto, te diré que procede de un bote pequeñito de pintura acrílica normal. De hecho, es el mismo color que usé para esta caja de té alterada. E igual que entonces, para rebajar la intensidad y que el mini bote cundiese más, a qué negarlo, he usado una toallita húmeda para aplicar mediante círculos el color por todo el contorno de la mesilla. 

Y bueno, desvanero... de perdidos al río, como se suele decir. Así que con este trabajo participo en: El finde frugal de Marcela, en su convocatoria número 158. Por fin cumplo el sueño de participar. ¡Qué ilusión me hace!

Parte superior de la mesilla ya acabada


Y por hoy, ya has tenido bastante sobredosis de Fábrica de artesanía, por tanto, te libero de ese compromiso. Eso sí, me haría una ilusión tremenda que te animases a dejarme un comentario. ¡Qué menos que explayarte tú también con tu opinión después de haber aguantado hasta el final! ¿No te parece?

Nos vemos... Un besazo.



Suscríbete





Firma banderines

14 comentarios

  1. woww!! que cambio, de una mesilla sosa a una mesilla con mucho color, tú si que sabes arriesgar, yo me hubiera quedado con el blanco y mira que me van los colores ehh!!
    Un beso enorme y espero ver tú próximo proyecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia. Ya digo que al principio estaba decidida a dejarla con ese color de fondo, pero miraba y remiraba y aquello me parecía tan simple y soso como antes del tuneo. Así que me arriesgué... Et voilá!
      Me alegra que te haya gustado.
      Un besazo.

      Eliminar
  2. ¡Esa es mi Rebeca!
    ¡Nada como experimentar para aprender! Hay que arriesgarse, probar, preguntar y ejecutar sin miedo.
    La mesilla parece otra y el sobre (¡¡que bien aprende mi niña!!) está super alegre.
    Muchas gracias por la mención. Ante cualquier duda ya sabes donde estoy y sinceramente espero que este sólo sea el principio de una larga serie de trabajos de reciclaje.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, estoy temblando de puro nerviosismo, Isabel! ¿Te ha gustado? Me falta muuuuuuuuuuucho, pero que mucho, para llegar a la perfección de tus trabajos y tus conocimientos, si es que alguna vez lo logro; pero es que esa mesilla me pedía a gritos un cambio de look. Y sí, descuida. Esto ha sido mi particular bautismo "Red Bull" je je. Un besazo.

      Eliminar
  3. Wooow... Rebeca eres todo terreno, te atreves con todo. Te ha quedado genial. Me gusta mucho el cambio.

    Besos 😘😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. Más que todo terreno, yo diría que me gusta experimentar y de vez en cuando me arriesgo sin pararme a pensar en las consecuencias. A veces sale bien, y a veces no tan bien. Ésta ha sido una ocasión en que todo ha resultado satisfactorio je je.
      Me alegra que te haya gustado tanto.
      Un besazo.

      Eliminar
  4. Me alegra que te hayas atrevido a realizar ese cambio tan radical a la mesilla , ademas es como mejor se aprende, ponerse sin miedo y experimentar. Veo que has estado muy suelta con la pintura y las transferencias y que bien te ha quedado, ahora no pararas de mirar la mesilla de lo bien que te ha quedado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosss. Ahora la miro de puro placer je je. Necesitaba este cambio radical a marchas forzadas. Me alegra muchísimo tenerte por mi rincón y que te haya gustado mi trabajillo con esta mesilla.
      Un besazo.

      Eliminar
  5. Cuánto aprendemos de nuestras amigas bloggeras, verdad? Esta genial la intervención que le has hecho a la mesilla que, sin duda, ha ganado muchísimo con el cambio.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Teresa. Considero la blogosfera una de las mejores escuelas que existen, la verdad. Si me apuran, y con permiso de Harry Potter, podría ser denominada como "escuela de magia", porque hay auténticas artistas que no dudan en compartir sus trabajos y lo que es más importante: comparten sin reservas todos sus conocimientos. Esa generosidad es impagable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Bravo, Rebe!!! Con tu creatividad y tus manos, lo que no me explico es cómo no te has lanzado antes a la aventura de tunear muebles jajajja.
    Ha quedado muy alegre, cielo, nada que ver con su versión original. Has apostado por un look dulce pero atrevido, y desde luego has triunfado.
    A partir de ahora no pararás, esto engancha muchísimo!!!! Empezarás a ver montones de posibilidades a todos los muebles que te rodean y ahora que has perdido el miedo, no habrá quien te detenga!
    Mi más sincera enhorabuena, corazón! Un besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gracias, gracias, Isabel. La verdad es que es de lo más estimulante ser consciente del cambio en algo que me disgustaba tanto antes. Ahora presumo de mesilla en cuanto surge la ocasión je je. Por cierto, tu comentario me ha llegado al alma, eres muuuuuuuuy grande, guapi.
      Un besazo.

      Eliminar
  7. Menudo cambio!!! En cualquier momento te veo con muebles más grandes!! Ha quedado super chula la mesilla!!😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes, Dei ;). El siguiente en mi lista es el armario del dormitorio, pero claro... eso requiere muuuuuuuuucho tiempo.

      Eliminar

Me encanta tenerte por aquí, desvanero. Es un placer conocer tu opinión. Si quieres que te visite, indícame el nombre de tu sitio, pero no me dejes el enlace, por favor. No quiero que Google me penalice. Gracias y un abrazo enoooooooorme.