Ganadora del reto desvanero 34

¡Holaaaaaaaaaaaa!:

Sé que he tardado más de lo deseable en anunciar esto, pero es que estoy a tope con mi otro blog (el de escritura). De hecho, le he dado un importante cambio de aspecto estos días pasados (para quienes lo conocíais de antes, me encantaría saber si os gusta el cambio).

Además de todo eso, siempre que tengo ocasión y tiempo, me animo a participar en concursos literarios y retos ajenos. Así que, como comprenderéis, no doy más de mí. Y precisamente esa escasez de tiempo me hace replantearme si hago bien con esto de tratar de mantener a toda costa los retos desvaneros. Es algo que consulto a mi almohada noche tras noche, sin llegar a una conclusión definitiva 😅😆

Reto desvanero 35: olor a mar


¡Muy buenas, desvaneros!:

¿Cuánto tiempo, verdad? Ya lo siento, como ya anuncié hace unos meses, me iba a entregar de lleno a la escritura: mi otra gran pasión; y la verdad es que a ello me he dedicado, y me dedico diariamente con mi otro blog. Y, por desgracia, mi entrega absoluta a las letras, ha hecho que me despistase para dejar programada esta entrada con el nuevo reto desvanero para este mes de noviembre. Lo siento en el alma. Espero que sepáis perdonarme.

Reto desvanero 34: otoño (con algunas condiciones)

Logo general de retos desvaneros


¡Holaaaaaaa!: ¿Cómo os va? Espero que continuéis tan creativos como siempre. De todos modos, con vuestro permiso, me gustaría poder comprobarlo, así que como agosto y septiembre se han pasado en un suspiro y ya estamos a primeros de octubre, toca proponer reto desvanero. 

Éste ya es el número 34, una maravillosa cifra, y aunque os hablé de mi intención de tratar de mantener este tipo de evento activo durante toda la temporada, a día de hoy, no sé si podré cumplir con ello. Eso sí, os garantizo que lo intentaré. No me gusta incumplir promesas. Pero la verdad es que escribir me roba más tiempo del que calculé en su día, porque como era de prever, me he enfrascado en mil proyectos, concursos, etc...

Cuando una puerta se cierra...

Cartel de despedida y arranque de nueva etapa


Llegó el momento que tanto deseaba y que a la vez tanto me apena. Y juro que por momentos se me hace un nudo en la garganta, aunque pueda parecer lo contrario.

Dejo el scrap, la bisutería, y mi querido y loco mix-media. Lo dejo por necesidad. La necesidad de abrazar las letras como siempre lo hice, como siempre he querido. 

Sé que muchos no comprendéis de qué hablo, pero enseguida lo explico:

Antes de abrir este blog, dedicaba mi tiempo libre, —y sobre todo mis horas de insomnio— a escribir relatos y poemas. Y es que tengo un feo defecto: cuando algo me apasiona lo antepongo a todo lo demás. Me entrego en cuerpo y alma a ello, hasta acabar extenuada, porque cuanto más tiempo empleo, más quiero refugiarme en esa afición. No fumo, ni bebo, pero os juro que para mí cualquier hobby, que me engancha, funciona como una auténtica droga. Y de verdad, menos mal que no me gusta el fútbol, porque si no sería la peor de los Hulligans 😀.