Mi-buscador-con-gafas

Funda para ebook acolchada con bolsillo frontal

Quien me conoce desde hace tiempo, sabe que soy un auténtico despiste. Sin ir más lejos, dejé programada hace un tiempo una entrada que se publicó el miércoles pasado en el blog para el reto de @malascostureras y en cambio, en Instagram publiqué otro proyecto distinto, aunque para la misma iniciativa y el mismo día. ¡Toma ya!

Total que aquí estoy retomando lo que ya mostré en mi instagram el miércoles 27, y por el contrario allí el proyecto que ya os enseñé en el blog. Suena lioso, ¿verdad? Pues ni más ni menos que el lío que tengo en mi cabeza a veces 😂😂😂😂😂 

Así que lo siento por quienes me seguís en ambos sitios, pues en esta entrada no os traigo nada novedoso 🙏🙏. Eso sí, espero que como en el blog salen más grandes las imágenes disfrutéis del proyecto, o al menos de la tela, en todo su esplendor.

Imagen de fondo del frontal de mi funda acolchada para Kindle con un marco central tipo Polaroid de la misma foto superpuesta a la del fondo. En ella se destaca el dibujo de un castillo en tonos rojos, negro y blancos estilo Naif.


Como vengo haciendo las últimas semanas, repito tela. 

Sé que estáis hartas de leer que rara vez coso para mí, salvo que haya hecho algún tipo de prueba o experimento costuril y no haya quedado demasiado bien. De todos modos, con esta tela he sido sumamente egoísta y me la he quedado casi al 100% para mí. Y este es el tercer proyecto que he hecho a partir de ella. El primero os lo enseñaba en esta entrada del 20 de julio. Ya veis que a veces un proyecto, por sencillo que sea, luce mucho más si elegimos una tela vistosa. Y os aseguro que esa funda da un toque de alegría allí donde coloco mi cojín.

Imagen con dos washitapes digitales. Uno en cuandros vichy lilas superpuesto a uno blanco con aspecto rugoso. Esa composición sirve para separar párrafos o secciones dentro de los posts.


Soy una gran lectora desde siempre, pero por falta de espacio, y muchas veces de presupuesto, poco a poco leo más en formato digital, aunque nunca un libro en papel perderá ese encanto para mí. Y a veces me sigo dando el capricho, y por supuesto, sigo y seguiré regalando libros en papel a la gente de mi entorno. 

El caso es que quería hacerle una nueva funda a mi querido y amado Kindle. Ya le cosí una hace un par de años o así, pero está muy trotada, y me apetecía cambiar... Así que esta tela le va que ni pintada. A ver si os gusta el resultado. Yo estoy in love 💓💔💕💖💗💘💜❤💝💞💟


Imagen del frente de la funda acolchada con textos en diferentes colores y tipografías y orientados en varias direcciones. Se destaca un bolsillo con un castillo tipo Naif junto a la frase: "¿Piedras en el camino? No importa, ¡las reuno todas y me construyo un castillo!"


No he seguido ningún tutorial en específico y el patrón lo he hecho totalmente a mi aire, habiendo medido previamente el Kindle, claro. Lo único que he hecho ha sido seleccionar a conciencia las áreas de la tela que quería. 

¿Qué quiero decir con esto? Pues que como es una tela repleta de textos y cada uno está orientado en una dirección distinta, he recortado justo lo que yo quería que se viese en vertical. Tenía muy claro que el pajarillo y el castillo tenían que estar a la vista.

Por supuesto, al tratarse de loneta que se deshilacha una barbaridad, antes de unir piezas me he dedicado a sobrehilar todo el contorno de cada una.

Otro detalle que quiero mencionar es que en vez de usar guata como hice en la funda anterior para mi querido libro electrónico, esta la he hecho con estabilizador. El efecto mullido es igual o incluso mejor, con lo cual el aparato queda protegido, pero es un material más manejable y eso facilita mucho la costura.

Las piezas del forro (me decidí por una tela lisa fucsia de algodón) las corté algo más altas, así la parte superior sobresale por el exterior y crea un efecto de bies que queda muy chulo. Al menos a mí me gusta.


Imagen en el fondo con la misma fotografía superpuesta enmarcada en un marco estilo Polaroid. La foto corresponde a la parte trasera de la funda.Detalle de los diferentes textos de la parte trasera de la funda. Se destaca un "Érase una vez..." con un pajarillo azul tipo Naif.


Sé que en un primer momento puede parecer un poco infantil, pero a mí me inspira buen rollo. Las tipografías son muy desenfadadas con colores intensos y además los mensajes son siempre en clave optimista, así que por muy Naif que sean las pocas ilustraciones que aparecen, a mí me encanta este estampado.

Además he usado dos botones. Uno metálico (tengo pendiente un tutorial sobre cómo colocar este tipo en concreto) en la solapa o lengüeta del compartimento principal y otro tipo snap también, pero en este caso de plástico en color rosa (tenéis una entrada con un videotutorial mío explicando cómo colocar los snaps de plástico)


Parte posterior de la funda con un "Érase una vez..." un pajarillo azul estilo Naif y algún texto más en colores rojos, negros, rosas y azules.


La parte posterior originalmente quería ponerla en el frente, pero no quería que quedase oculto el "Love" del lateral, ni el "Érase una vez..." así que durante el montaje cambié de opinión y la puse hacia atrás.

Tras el bolsillo permanece oculta buena parte de la base del frente, en estas dos primeras imágenes que os dejo ahora, podréis ver tanto la parte interior del bolsillo como la pieza frontal al completo.


Detalle con los textos de la parte interior del bolsillo de la funda acolchada para mi Kindle.


Imagen de los teextos que quedan tras el bolsillo frontal.


Aquí se ve el detalle de la solapa de cierre y el botón metálico del que os hablaba unas líneas antes. Otra cosa que tenía muy clara es que ese corazón lo quería sí o sí en la solapa del cierre, con lo cual recorté justo la tela para seleccionar esa área.

Como este tipo de botones ejercen mucha presión en cada uso, hay que reforzar siempre los lugares donde se coloquen. En este caso he dado por bueno como refuerzo el propio estabilizador. El mismo principio aplica también para los snaps de plástico.


Imagen de la solapa con el botón metálico a presión.



En fin, no puedo contaros mucho más, porque tampoco es que sea un proyecto con demasiado misterio.

Espero que os guste.

Un besazo.

P.D.: aunque sigo de vacaciones, de vez en cuando echo un ojillo a vuestros rincones y a vuestros perfiles de IG.


Tote bag para comerse el mundo






Seguro que te suena la tela del proyecto que te traigo hoy. Si no es así, echa un ojo a la entrada del miércoles pasado donde te enseñaba una funda simple para cojín. Con ella participaba, al igual que hoy, en la iniciativa #mimi de @malascostureras.


¿QUÉ ES ESO?

Pues un divertido reto semanal que consiste en que saquemos nuestro lado egoísta y compartamos cada miércoles un proyecto cosido por y para nosotras. Puede ser ropa o un complemento. Lo importante es que te lo quedes tú y lo hayas cosido tú misma.

Banner del reto #mimi organizado por @malascostureras
Banner oficial del reto #mimi organizado por Malas costureras


No es cuestión de repetir palabra por palabra lo mismo que te contaba el miércoles pasado sobre cómo se originó etc. Así que en su lugar te dejo el logo oficial de quienes organizan el evento para que visites su Instagram. Te remito a allí, porque el blog no lo actualizan desde 2021, pero en esa red social siguen, para alegría de muuuuuuuuuchas personillas como yo, muy muy activas.


Mancha tipo acuarela en tono turquesa con letras blancas donde se lee: Malas costureras. Además aparece una mano con un dedal. Tanto las letras como la imagen de la mano son en blanco.



¿No me digas que no es divertido y rompedor ese logo? Se trata de toda una declaración de intenciones, ¿verdad? Me gustaría añadir sobre él que lo de "malas costureras" tiene también una relación muy estrecha con el dedal. Por eso el logo se representa con una mano alzando uno en el dedo corazón. Ya conoces el dicho:



Costurera sin dedal, cose poco y cose mal





Y es que quienes crearon el reto son de esas costureras que casi nunca usan el dedal y prefieren coser a máquina que a mano.

En fin, creo que con eso queda más que claro que no se trata de un reto donde se pidan proyectos perfectos al 100%, aunque si lo son mejor. Se trata de un reto donde se aprenda a amar cada trabajo costuril que hagamos, a pesar de sus defectos y pretende que no nos descuidemos a nosotras mismas, sino que nos mimemos de vez en cuando. La idea es bonita, ¿verdad?


Dos washitapes digitales con tonos similares a los de mi marca para crear una separación en cada post, tras muchos párrafos seguidos.



Pues bien, este mes participo por segunda semana consecutiva. Esta vez, aunque con la misma tela del otro día, me presento con una tote bag. Para darla un poco más de consistencia he elegido una polipiel roja en la parte trasera (la he usado ya en diversos trabajos que te ido mostrando en mi blog con anterioridad, como por ejemplo en este portadocumentos). En mi Instagram he ido subiendo también, a lo largo de todo el año, unos cuantos trabajos más incluyendo esa polipiel.

Como algo experimental o "novedoso", en el interior he decidido usar TNT (tejido no tejido, propio de las mascarillas) a modo de forro. Es un material muy agradecido por lo fácil que resulta de coser, porque no requiere planchado (es más se quemaría si aplicamos la plancha directamente sobre él) y porque además es hidrófugo. Es cierto que yo sigo usando mascarilla por precaución la mayor parte del día, si estoy fuera de casa, pero cada vez tiro más de mascarillas desechables. ¡Qué le voy a hacer. Soy al revés del mundo! El caso es que tenía por casa una pieza muy grande aún de ese material y se me ocurrió darle salida de esta manera.

Te dejo con el resultado final en forma de imágenes. Considero que es un proyecto muy sencillito, puesto que no le he incorporado cremallera ni ningún bolsillo en el interior o el exterior, por eso no incluyo ningún tutorial.


Vista frontal parcial de la tote bag "comerse el mundo".



Tote bag "comerse el mundo" vista de frente desde el lado izquierdo.



Vista de la tote bag desde el ángulo izquierdo. En la imagen se aprecia muy bien la unión entre la polipiel de la parte trasera y la loneta estampada del frontal.



Unión entre la loneta  estampada y la polipiel roja vista desde el lado derecho.




Detalle de una frase de Walt Disney y otra de John Lennon.





No descarto añadirle, más adelante, algún botón tipo snap, como los que te enseñaba a colocar en este post, pero por ahora mi tote "comerse el mundo" no lleva ni siquiera eso.

En fin, espero que te guste el resultado. ¿Qué te parece la tela? A mí me enamoró en 2019 cuando la compré y hasta ahora no me decidía a usarla, porque me parecía demasiado bonita y no quería desperdiciar ni un solo centímetro de ella 😅😅


Te adelanto que en muy poquitos días yo me marcho de vacaciones, pero ya he dejado algunas entradas programadas. Así que, si quieres, el día 10 tienes una nueva cita en este rincón.

Un besazo, desvanero.

P.D.: por cierto si buscas lonetas tan vistosas como esta no dejes de visitar telaskukadas.es. Y si lo que quieres son lonetas impermeables ve sin falta a costurika.es