Seguidores

Bufanda infinita y un buff

El proyecto que hoy os traigo es sumamente sencillo y útil para los días más fríos. Y estoy convencida de que os va a encantar, pues es ideal para regalo. 

La mayor dificultad está en coser el tejido elástico del exterior, porque se enrolla bastante en los extremos y hay que detenerse de vez en cuando y estirar la pieza,  y otra de las dificultades es la incomodidad de recortar la pieza interior que suele dejar todo lleno de pelusas, según el tipo de tela que hayáis elegido para la zona abrigada. 

El vídeo, a partir del cual yo hice mi trabajo, nos habla en todo momento de un buff, pero a mí se me ocurrió hacer la pieza un poco más larga, pues pretendía regalar ese proyecto a mi madre, y aunque es muy friolera odia llevar cosas muy ceñidas al cuello, así que por eso hablo en el título de esta entrada tanto de una bufanda infinita como de un buff. En ambos casos la técnica es la misma, basta con cortar las piezas algo más largas para la bufanda infinita o más cortas si lo que queremos es hacer un cuello de invierno, braga de cuello o buff (ya sabéis que esa prenda recibe varias denominaciones distintas).

Te encantarán:

Toallitas desmaquillantes reutilizables

Lo sé, el tiempo se pasa volando. De hecho ya estamos en un nuevo año (¡Feliz 2020! por cierto), y por mucho que uno trate de llegar a todo, no siempre es posible. Por mucho que nos guste el mundo 2.0 y visitar otros blogs es complicado realizar nuestros propios proyectos y sacar tiempo o ganas para poder colgarlos luego en nuestras casas virtuales y compartirlos.  Da una pereza tremenda eso de ponerse frente al ordenador a escribir varios párrafos y compartir fotos del paso a paso, a modo de tutorial, ¿os identificáis, verdad? Espero que haya muchas manos levantadas que hayan respondido afirmativamente a mi pregunta.

Sabéis que siempre he defendido la cultura de los blogs y todo ese ambiente de comunidad de aprendizaje y colaboración que gira en torno a ellos, pero admito que cada vez me puede más el atractivo de la inmediatez de Instagram, porque egoístamente me "roba" menos tiempo. Me limito a hacer algunas fotos de mi último trabajo para compartirlo en mi perfil y ya está. Un blog requiere mucho más trabajo. Elaborar un tutorial o buscar la fuente en la que nos hemos inspirado para dar créditos a ese sitio, aunque sea solo con una breve mención, etc...

Te encantarán:

5 trucazos de costura para facilitarnos la vida

¡Hola!:

Aquí Rebeca en su particular cruzada contra aquellos que tienen pánico a la costura a máquina. Sabéis que yo también estoy aprendiendo, y que tanto como avanzo también retrocedo de vez en cuando, así que no os desaniméis si algo no sale bien a la primera o el resultado no es tan perfecto como pensabais que sería en un principio.

Y como sé de primera mano lo mucho que frustra que el proyecto no tenga el acabado deseable, y a veces nos topamos con pequeños contratiempos, totalmente inesperados, que nos hacen avanzar a trompicones o que convierten un proyecto que debería hacerse en una tarde o en pocas horas en uno eterno, he pensado en recopilar en este post, probablemente el primero de varios, algunos trucos que facilitarán nuestro momento costuril.

Te encantarán:

Aprendiendo conceptos de costura

Hace ya mucho que inicié la sección sobre costura y en uno de esos primeros posts os traje algunas palabras muy básicas para irnos acostumbrando a ellas y que no nos resultasen desconocidas ni mucho menos un idioma extraterrestre. 

Pues bien, ahora paso a añadir alguna más a esa lista y barajo la posibilidad de crear una página estática, siempre accesible desde el blog, para que podáis ir consultando todas las que vaya incorporando, de forma más cómoda.

Las definiciones que dejo son muy de andar por casa, porque creo que así es más fácil que todos lo comprendamos, sin que nos suene a chino.

Te encantarán:

Aprendemos a hacer repulgo

¡Holaaaaaaaaaaaaa!:

Tal y como os prometí el lunes pasado, hoy vengo con algo muy útil y que nos sacará de más de un apuro cuando usemos telas finas en nuestros proyectos, su nombre mágico es repulgo. Si usamos esta técnica evitaremos la muerte de nuestros proyectos en manos del desalmado deshilachado 😡😈😈😈😈

En sí, no es difícil, pero sí se requiere ser meticulosos en la posición de la aguja al realizar el cosido en zig zag (zigzag), pues tenemos que hacerlo muy al filo de la tela, pero sin salirnos de ella. Lo ideal es que la costura nos quede tupida, es decir con las puntadas a poca distancia entre sí. Y eso lo conseguimos regulando el ancho de puntada a una cifra pequeña para que la aguja avance poco sobre la tela entre puntada y puntada.

Te encantarán: