Seguidores

Hoy no vengo a hablaros de costura ¿o sí?

¡Holaaaaaaaa!:

¿Cómo estáis? Me vais a tener que perdonar, pero hoy no vengo a hablaros de nada relacionado con la costura, o bueno quizá sí, según se mire. Suena a galimatías ¿verdad?

Me explico... Para hoy debería tener una entrada preparada para seguir con mi serie sobre costura. Y de hecho tengo una entrada programada desde hace muuuuuuuuuuuucho tiempo que al final siempre acabo guardando en la recámara. El motivo de que haya decidido no publicarla es poder daros un respiro con el tema, para que repaséis todo lo que hemos visto hasta el momento, y sobre todo para que os animéis a consultarme posibles dudas. Ya sabéis que no soy ni mucho menos una experta, sino más bien una novatilla de tres al cuarto, pero bueno, si os puedo ayudar un poquito bienvenido sea. 

Pero ése no es el único motivo de que haga este descanso en la serie sobre costura. El primordial es que durante varios días a lo largo de la pasada semana (mis días de libranza), hasta ayer domingo, me he dedicado en cuerpo y alma  a renovar mi baño. Teniendo en cuenta que no me ha ayudado nadie y que se trata de la primera vez que hago un trabajo de este tipo comprenderéis que a pesar de los fallos y de los contratiempos, en general me sienta bastante orgullosa. Es verdad que me falta aún rematar cosas (lo cierto es que esta primera fase me ha llevado más tiempo de lo que yo esperaba, por falta de herramientas pertinentes. La caladora, la escuadra y el transportador de formas no me llegan hasta mañana, así que he dejado parte del trabajo a la espera). Y no será hasta el próximo fin de semana cuando retome la transformación del baño en esa primera fase. La cual tenía previsto acabar en menos tiempo, pero...

Cartel de otros proyectos

Y bueno, ¿por qué os cuento todo este rollo? Porque creo que merecíais una explicación. No quiero que penséis que ha sido por dejadez. Sea como sea, por si sentís curiosidad, he compartido parte de los cambios que he realizado en el baño en mi cuenta de Instagram.

Y también allí podréis ver el costurero que he hecho hace poquito a partir de una caja a la que he dado un lavado de cara completo. Como veis sí que había algo costuril en la entrada de hoy 😄😄😄😄😄😄😄 Aquí podéis ver el antes de esa caja y las primeras fases de esa transformación, y en este otro enlace el aspecto final de esa caja transformada ya en costurero. ¿Os gusta el cambio? 

Y bueno, ya para acabar por hoy, os dejo con varios enlaces al proyecto que tanto esfuerzo me ha supuesto en los últimos días:
  1. Imprimación y los materiales para el revestimiento.
  2. Renovando el mueble del lavabo con pintura chalk paint.
  3. Resultados de pintar el mueble y de pintar los azulejos de la pared.
  4. Revistiendo la zona del espejo. A falta de algunos remates.
La transformación, en esta primera fase, ha ido mucho más allá de lo que se infiere de las fotos, pues he pintado más paredes que las que os muestro en las imágenes, y he comenzado el revestimiento del frontal de la bañera. Suspendido a medias porque me resultaba imposible aprovechar las placas al máximo si las cortaba con el cutter, y claro sin caladora no podía seguir. Además he pintado también el perchero que tenía, al que pretendo darle quizá algún toque con la técnica del decoupage o con la del transfer (aún no me he decidido), y he dado también una capa de imprimación al viejo toallero, pues quiero pintarlo bien de negro bien de cobre viejo o similar. Si en ambos cambios el resultado no acaba de gustarme me temo que toallero y perchero pasarán a mejor vida 🙅. Además he colocado un nuevo portarrollos para el papel higiénico.

Así que es evidente que mi deseo de transformar esta estancia ha sido laborioso, porque son mil y un pequeños detalles, pero de verdad que a pesar de los fallos creo que en general la satisfacción de saber que lo he hecho yo sola, sin ayuda de nadie es la mejor recompensa. Y más teniendo en cuenta que es la primera vez que hago algo así. Más adelante me encantaría sustituir la encimera actual por una de madera, el lavabo por uno sobre encimera y también la grifería tanto en el lavabo como en la bañera. Además querría colocar una mampara y retirar la actual barra de cortina (aunque adoro mi cortina a juego de las alfombras), y pretendo revestir también las paredes de la zona de ducha/baño. Pero claro, me falta presupuesto, tiempo y herramientas, como por ejemplo una sierra de corona para el corte redondo de la encimera para insertar el nuevo grifo llegado el momento. Como podéis comprobar queda mucha tarea por delante 😀😁. Pero como diría un buen amigo mío...



Por cierto, antes de terminar este post me gustaría daros algunas indicaciones que quizá os puedan ayudar, si os decidís a hacer algo similar en vuestra cocina o baño.
  1. Si bien es cierto que los fabricantes de este tipo de placas aseguran que se pueden cortar con cutter, y es verdad que se puede, no es recomendable usar esa herramienta en piezas muy estrechas. Yo quería aprovechar al máximo el material, para desechar lo menos posible, pero con el cutter, como luego hay que ayudarse de la fuerza bruta para quebrar las placas, las piezas no quedan con el acabado pulido deseable. Recomiendo para esos casos el uso de una sierra caladora.
  2. No obstante, para pulir esos cantos tan feuchillos, se me ocurrió, aunque ya un poco tarde, recurrir a un taco de lija de grano grueso. El resultado mejora muchísimo, desde luego; pero al menos a mí, ese polvillo me ha producido una tos incontrolable y realmente preocupante. Por eso os recomiendo el uso de mascarilla.
  3. Para asentar esas placas en la pared a revestir, podéis recurrir a un martillo o maza. Si algo bueno tiene este material de las placas (al menos de la marca que yo he utilizado) es que no se rompe con esos impactos si se dan en la parte frontal. Ni se os ocurra hacerlo en los cantos. ¡Error fatal!
  4. En cuanto a pintar los azulejos no hagáis como yo. Fui a varias tiendas especializadas y en todas me invitaban a no pintarlos, mirándome como si fuese un extraterrestre. Al final accedieron a venderme una pintura específica para ello, pero ojo... requiere uso de imprimación previamente, lo cual no supone mayor problema la verdad, pero sí el que la aplicación de la pintura como tal requiera usar disolvente (al menos la marca que me recomendaron). ¡No os podéis hacer idea de lo molesto que resulta su olor y lo pegajosas que quedan las brochas, paletinas, pinceles, rodillos y manos si por casualidad entran en contacto con la pintura! La verdad es que aunque el resultado me gusta, ni por asomo volvería a comprar ese tipo de esmalte jamás. En su lugar recurriré a uno que he encontrado en Leroy Merlin (perdón por la publicidad). En proporción mucho más barato y menos irritante para ojos, garganta, etc.
Y vosotros ¿habéis hecho algo similar alguna vez? ¿Conocíais la posibilidad de la pintura para azulejos? ¿Y los revestimientos de pared y suelo que existen hoy en día en el mercado? Me encantaría que me contaseis vuestra experiencia.

Nos vemos la próxima semana. Probablemente con nuevos progresos en mi renovación de esa estancia. Un besazo, desvaneros.
Firma-para-F-brica-secci-n-de-costura

Te encantarán:

4 comentarios

  1. ¡Ánimo Rebeca!
    Tiene muy buena pinta. Deseándo verlo terminado.😉
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que yo también estoy deseando ver acabada esta primera fase. Por cierto, ni me acordaba de que hacía unos días había encargado unos vinilos para decorar alguna pared del baño y me han llegado hoy, así que no he podido resistirme a colocar dos de los cuatro que pedí. Creo que le dan un toque distinto y más original y desenfadado. A ver is puedo cumplir y el fin de semana próximo acabo con esos remates pendientes y os puedo enseñar el resultado.

      Un besazo.

      Eliminar
  2. Madre mia,eso si que es darlo todo!jajajaja,que crack!
    Que bien que te hayas animado con las reformas,tiene que molar y mucho ver luego el resultado y sentirse orgullosisisisiisma de las pruebas,de los intentos,las miradas de extraterrestres,jajaja, y las horas invertidas.
    Te aplaudo Rebe,que crack!
    Y qué bien que nos lo cuentes. A por ello ;)
    Muchos besos,apañaaa! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que, a pesar de los fallos, sí ilusiona descubrir los progresos, y en general me siento muy orgullosa, aunque ayer le hice algo más al lavabo y creo que se me ha ido el asunto un poco de las manos ;). Eso sí, ni mucho menos me considero una crack. Digamos que soy muy terca y si veo que otros pueden yo me enfango hasta las orejas intentándolo ^^.

      Ya os iré contando los avances .

      Un besaaaaaaaaaaazo.

      Eliminar

¡Hola, desvanero! Me encanta tenerte en mi rincón. Los comentarios siempre ilusionan, ¿verdad?