Crónica muy negra en clave de humor (¿Es posible?)

Hoy os traigo, algo más propio del campo del Home Decor, anécdota incluida, que del scrapbook, pero bueno para mí en realidad el scrap lo engloba todo. Seguro que vosotros opináis igual que yo jeje.

Hace unos días meses vino al mundo un nuevo miembro a nuestra familia, pues una de mis primas daba a luz a una niña preciosa (¡Qué voy a decir yo!, claro), y la sorpresa, al menos para mí, quiero pensar que para alguno más también, fue mayúscula, nunca mejor dicho, cuando nos anunciaron el día del alumbramiento, que habían decidido justo entonces, cambiar el nombre que flotaba en nuestras cabezas y corazones: Daniela, por el de María (para mi gusto más bonito sí, aunque nunca he sido partidaria de poner a los hijos el mismo nombre que el de sus padres), pero por otra parte me enfrentaba a una especie de hipnótico cabreo: "¿De verdad han cambiado el nombre en el último segundo? ¿Y qué hago yo ahora con mi regalo? ¡Para qué he invertido materiales, tiempo y dinero en ello?!"

¿Os imagináis la situación? Enseguida me vinieron a la cabeza posibles contratiempos y caras de gente tan alterada como yo. Se me ocurre, por ejemplo, una mantita bordada o similar (la verdad es que no sé si alguien se encontraría en tal tesitura). Sin embargo, confieso que pensar en eso no me consoló, en absoluto. Por otra parte, también venían a mi cabeza posibles alternativas peores a lo de la mantita bordada (al final el bordado, en una mala, se podría deshacer y volver a rehacer, aunque con sumo cuidado, para no dañar la tela, por supuesto); pero qué sucedía con aquellos que habrían encargado una pulserita con el nombre o cosas así... Hablo por hablar también, pero es un regalo muy probable, y seamos honestos y dejémonos de eufemismos, la decisión del cambio es en estos casos: una gran putada.

Quede claro que me alegro por ellos y que la niña es requetebonita, a ver si me vais a tomar por una prima resentida y envidiosa en plan "madrastra de Blancanieves". Me alegré y me alegro de que todo hubiera salido bien, pero me jodió mucho (perdonad que sea tan contundente), porque... ¿sabéis cuál era el regalo que estaba preparando con tanto mimo? Pues ni más ni menos que una letra de madera decorada. De ésas tan bonitas que siempre me quedo embobada viendo en blogs, revistas o escaparates. Por fin tenía una en mis manos, enterita para decorarla con todo cariño, y casi acabada, comprada hacía semanas en la feria de manualidades. ¡Si hasta había incorporado en el frontal el nombre completo de la niña con un alfabeto adhesivo! Y "aderezados" todos los adornos (permitidme este juego de palabras, pues de verdad que me dieron ganas de comerme a mi prima tras la noticia, y no precisamente a besos jeje) con cola blanca y gel medium. Conclusión: imposible despegar ni tan siquiera la "a" final del nombre, para poder "reutilizar" la letra para un posible Daniel, quizá un nombre más común por estas latitudes; pero no.... ¡Porca miseria! Los hados se habían confabulado contra mí.

¡Si hasta la evolución de los Digimons es menos perturbadora, por favor. Incluso el paso de niña a mujer...! 

Comprenderéis que los lamentos se sucedieran durante varias horas, durante la tarde del día 28 de febrero, fecha clave de esta crónica, y en ese tiempo cansé a todas mis amigas con el monotema, creo que a raíz de eso han decidido vetarme en el whatsapp, decisión que comprendo. Sin embargo, afortunadamente, tras la tempestad siempre viene la calma, así que tras varios trillones de despotriques más, (no creo que exista este vocablo como sustantivo), salidos de lo más profundo de mi ser, comencé a analizarlo desde otro ángulo y decidí varias cosillas importantes. Y todo sin ayuda. ¡Qué madura me siento con ello! ;):
  • En primer lugar, el domingo día 1 de marzo, fecha en que estoy escribiendo parte de esta entrada (a excepción del cierre y las fotos, ya en junio y julio. ¡Cómo pasa el tiempo!), no iba a seguir decorando la parte trasera de la letra ni los laterales como tenía previsto. No tenía sentido ya, aunque llevaba días esperando disponer de días libres para dedicarme de lleno a esa tarea.
  • Me prometí a mí misma no volver a decorar, una letra para bebé, hasta que éste hubiera nacido y con varios mesecitos a sus espaldas ya. ¡Qué pena de mili, porque si no quizá esperara hasta entonces! jeje.
  • El nombre de María me gusta más que el elegido inicialmente.
  • Por otra parte, mi nuevo regalo, de sustitución, iba a ser handmade también, contendría la inicial de la niña como protagonista, pero desde luego no iba a ser una letra de madera. Por ahora, es un trabajo que tengo en standby, y que pretendo hacer durante este veranito, aunque me estoy planteando un mini... 
En fin, toda esta chapa, no serviría de nada si no os mostrase "la letra de la discordia" de la que hube de deshacerme literalmente, porque no encontraba a nadie a quien poder regalársela... Ea, que esto al menos sirva para que esa letra fallida conozca mundo. Os anuncio que sólo dispongo de una imagen y que la hice con el móvil. El resto las borré y sólo conservo ésta que colgué en mi instagram con la cola blanca aún sin secarse jeje.



 
26 de julio del 2015

De todos modos, para quitarme la espinita, por fin he terminado el regalo alternativo y ha acabado siendo un "mini" desestructurado (por tamaño, de mini tiene poco, la verdad), para ello seguí las indicaciones de un blog que he descubierto hace muy poquito y del que me haré asidua, sin duda alguna.

Además, mi nuevo regalo no incluye la letra inicial como protagonista, pues las que he econtrado no me convencían por material, tamaño o textura, y creo que de por sí la portada tan colorida lo dice ya todo. Espero que a los papis les guste, y que la niña cuando sea más mayor, sepa valorarlo también.

Sé que lo habitual en casos de álbumes para bebés o libros de firma es que la estructura sea más formal y equilibrada, pero mi prima siempre ha sido muy espontánea y pienso que algo más desenfadado encaja mejor con su carácter. Y los colores de esta colección han sido de gran ayuda para ello. Perdonad por la calidad de las imágenes: en algunas el flash destella al incidir la luz sobre ciertos detalles, y otras resultan demasiado oscuras, porque al final decidí apagarlo.

  • Aquí os muestro las fotos del exterior. A modo de cierre he colocado un bonito lazo en tonos rosas y marrones con motivos de estrellas. También alterna estrellas en amarillo pastel, aunque no se perciban en las fotos. Creo que un lazo como cierre siempre mejora un proyecto. Por cierto, éste lo compré en mi querida segunda tienda favorita. En este post os hablo de cómo la descubrí...

Álbum desestructurado para María sobre caballete

Parte trasera del álbum para María sobre caballete

Portada del álbum para María sobre mesa

Parte posterior del álbum



  • Para las pastas y las hojas más grandes o las de mayor grosor, así como para los letreros que hay en algunas de las páginas, para tags y bolsillos he usado la colección "Baby Girl" de DCWV. Para el resto de hojas con decoración por ambas caras, he vuelto a recurrir a mi querido pack de K&Company (una preciosa colección para bebés niña de 36 hojas). Tengo la misma para niño y estoy ya trabajando en otro álbum para uno de mis primos que se estrenará en breve como padre.

Primeras páginas del álbum


  • He decorado alguna de las páginas con charms, chipboards que he optado por no pintar, stickers o botones.
Otras páginas del álbum

Detalles de madera


Sticker chupete

  •  En esta página de las mariposas, he aprovechado el negativo de la hendidura de uno de los bolsillos para crear un nube. En otra página he hecho lo mismo y creo que se apreciará mejor.
Página mariposas

  •  Botón de madera a modo de decoración.
Página decorada con botón rosa


  • El cello no debería aparecer, pero es que se me combaba el álbum y era eso o poner la manaza mientras hacía la foto. Éste es el primero de los bolsillos.
Detalle de uno de los bolsillos interiores con tags

  •  Me encantan estos dos tags con la cartulina fucsia metalizada. La filigrana blanca está en relieve, así que la sensación táctil es una gozada.
Detalle de las tags


  • Aquí veis mejor otro de los stickers en forma de chupete. Compré el paquete en un bazar chino y tenía muchas ganas de usarlos, pero el adhesivo de la almohadilla que traen es pésimo, así que no creo que repita: venían varios chupetes, un caballito de madera, un conejito, un sonajero y un carrito para transportar los juguetes. Una auténtica preciosidad sí, pero es una lástima que se peguen tan mal, los he querido utilizar en otros proyectos añadiendo cola blanca u otros y siempre se acababan despegando. Por ahora estos parece que aguantan gracias a la cinta fina de doble cara. Detrás de esa página con el chupete se ve parcialmente, la otra nube de la que os hablaba.
Detalle sticker chupete y nube


  • Hace unos días me hice con unos sellos de Lora Bailora y en alguna de las páginas los he utilizado.
Detalle página en blanco un día para recordar


  • Para que nunca olviden ese día con los primeros pasos, una página dedicada a ese momento.
Detalle de los primeros pasos


  • Otro botón de madera.
Detall botón flor


  • El segundo de los tres bolsillos con las tags dentro y su nube decorando el fondo.
Detalle segundo bolsillo con tags


  • Detalle de los tags de ese bolsillo.
Tags del segundo bolsillo


  • Casi al final del álbum nos encontramos este letrero que considero perfecto para resumir lo que sienten unos padres por un hijo. Detrás se adivina el último bolsillo con sus tags.
Letrero vertical rosa


  • Tercer bolsillo con las tags dentro.
Detalle del tercer bolsillo con las tags


  • Los tres últimos tags de este álbum.
Tags del último bolsillo


  • Todos van decorados por detrás con este sello de Lora Bailora para que los papis anoten lo que crean conveniente.
Sello de las tags


  • Detalle de otro sello en una de las primeras páginas con fondo blanco, para que escriban lo que quieran.
Día a día


  • Otra página similar a la anterior, aunque algo más grande y con otro mensaje.
Éstas son las cosas que importan


El conjunto del álbum va cosido a mano. Con sus más y sus menos, desde luego, pero al final ha quedado hasta decorativo y sobre todo resistente.

Estoy deseando que me deis vuestra opinión. ¿Qué os ha parecido? Recordad que nos volvemos a encontrar a las 10:30 el próximo domingo.





Banner de suscripción



Firma banderines

10 comentarios

  1. No es para menos tu enfado, por lo de la letra, a mi me hubiese dado mucha rabia, ya no solo por comprarla sino que cuando se piensa hacer un detalle lo haces con tanta ilusión y que de un plumazo se esfume es una pu.... bueno pero como eres muy apañaica has preparado un álbum precioso, que no van a olvidar quien se lo ha hecho, me gusta tantas cosas, lo que le pones por dentro, el colorido y dibujitos muy apropiado para un bebe y la portada es chulisima, vamos que el cambio de regalo merece la pena y seguro que puedes darle otra salida a esa letra.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te digo que la cedí hace tiempo a la parroquia, porque no había manera de encontrar a ninguna Daniela en mi entorno...

      Eso sí, he aprendido de esta experiencia jeje.

      Un besazo, guapa. Me alegra que te haya gustado el álbum.

      Eliminar
  2. Menuda faena lo de la letra!!! Bueno, el cambio al album está muy bien. Te ha quedado precioso. Vaya trabajo!!
    Besos!! Helena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muuuchas gracias, Helena. Menos mal que comprendeis el chasco por lo del cambio de nombre en el último instante.

      Un besazo.

      Eliminar
  3. Madre mía qué peazo odisea!!!! jajaja.
    La verdad es que eso del nombre es una gran putada. Yo me hubiese pillao un cabreo de 3 pares de cojones.
    Personalmente me gusta muchísimo más el mini que la letra, es que te ha quedado muy bonito.
    ¿Para la próxima? SIN NOMBRE jajajajajaja.
    XOXO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía tantas ganas de decorar una letra, le puse tanto cariño... En mi casa nadie comprendió mi cabreo. Me asombra ver que el resto del mundo opina igual que yo sobre ese cambio de parecer repentino.

      A mí el mini también me chifla la verdad.

      Un besazo.

      Eliminar
  4. Jajajaja... me he reído un rato leyéndote y te digo porqué... A falta de un mes para que naciera Hugo, mi hijo mayor, no dejaba de escuchar ese nombre por todos lados!! Por diooos si hasta el momento ese nombre apenas se oía por la calle... y por mi mente pasó la posibilidad de un cambio de nombre en la recta final... A día de hoy el niño se llama Hugo... sabes porqué?? Precisamente porque mientras que baraja la opción del cambio de nombre me vinieron a la cabeza todas esas personas que sin duda ya tendrían un detallito comprado para mi hijo con el nombre incluido... y por lo que veo... es algo en lo que posiblemente no me equivoque!! Un besote wapi!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien que me comprende desde la otra parte de la historia. ¡Bieennn! Gracias por contarlo, me has ayudado un montón.

      Eliminar
  5. Jajajjajaj siento reirme pero es q lo has contado con tanta gracia q no he podido evitarlo. La verdad q es una putada, con el mimo y amor q se pone en este tipo de regalos, llenas de ilusión nos ponemos a dar lo mejor de nosotras y zasca! Yo también me hubiera "enfadado" pero el regalo alternativo es genial! !!! Ha quedado perfecto, me encanta! Los sellos de lora bailora son geniales, y los stickers y botones le dan un punto nuy chulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila. Ahora que lo veo con más perspectiva también yo lo encuentro cómico. Al menos en parte, y lo compartí con vosotros con el ánimo de que disfrutaseis también. Así que me alegra saber que os he hecho reír y que además os ha gustado el regalo alternativo. Un abrazo.

      Eliminar

Me encanta tenerte por aquí, desvanero. Es un placer conocer tu opinión. Si quieres que te visite, indícame el nombre de tu sitio, pero no me dejes el enlace, por favor. No quiero que Google me penalice. Gracias y un abrazo enoooooooorme.